Hoy tenemos un buen motivo para sonreír, y es que estamos felices de contarte que volvemos a abrir las puertas de nuestros puntos de venta. Leer comunicado.

¿Teletrabajo desde casa? 8 consejos para adaptar tu hogar y rutinas

¡Ay!, trabajar desde casa... Seguramente siempre lo habías visto como un sueño, ¿verdad? Madrugar un poco menos, desayunar tranquilamente mientras avanzamos algunos emails, tener reuniones por teléfono en pantalones de pijama, avanzar tareas domésticas a lo largo del día... ¡Todo ventajas!

Sin embargo, desde que las autoridades españolas anunciaron las medidas de contención del COVID-19, entre las que se encontraba el teletrabajo desde casa, muchos son los que no encuentran ni el entorno ni las condiciones ideales para seguir siendo verdaderamente eficientes en nuestro puesto de trabajo dentro de las cuatro paredes que, hasta hace muy poco, estaban dedicadas al descanso.

Hoy, desde Inmoglaciar, queremos darte algunas recomendaciones para que adaptes un espacio en tu hogar para trabajar, así como las pautas para que tu disciplina y eficiencia con el teletrabajo desde casa sea la misma que cuando vas a la oficina. ¡Toma nota!

1 Teletrabajo desde casa: cómo adaptar tu hogar

Si tienes las suerte de poder utilizar una habitación completa de tu casa para habilitar tu despacho provisional, ya tienes gran parte del trabajo hecho. Sin embargo, lo más frecuente es que la falta de espacio nos obligue a adaptar nuestro lugar de teletrabajo desde casa a una estancia compartida y dedicada a otro uso, como el salón, un dormitorio o el comedor.

Sea cual sea tu caso, te recomendamos que sigas de cerca los siguientes consejos:

1-1 Opta por la tranquilidad

Si no contamos con un habitación extra que pueda destinarse a la actividad laboral, tienes que saber elegir muy bien qué espacio de tu hogar es el más idóneo para teletrabajar. Todos debemos ser flexibles en estos días y es probable que estés compartiendo el espacio de tu hogar con más personas en estos días de confinamiento -seguramente niños, también-.

Sabemos que habrá momentos de distracción, pero a la hora de elegir el espacio para desarrollar el teletrabajo desde casa tienes que asegurarte de que será lo suficientemente tranquilo como para poder concentrarte sin dificultad. El dormitorio es probablemente el lugar más idóneo para encontrar esa tranquilidad, a diferencia del comedor o el salón, que suelen ser los más elegidos para ubicar el puesto de trabajo, pero también las estancias más ruidosas y utilizadas de la casa.!

1-2 Luz y ventilación

Además, comprueba que la conexión a internet es óptima y que tienes enchufes accesibles para conectar tu ordenador y otros dispositivos electrónicos. Si es posible, opta por un espacio con buena ventilación y en el que puedas contar con luz natural, para aprovechar así la iluminación diurna, tal y como recomendábamos en nuestro artículo de ahorro de energía en casa.

Si en tu caso no es posible y tienes que optar por la iluminación artificial, te recomendamos que elijas un flexo con bombilla led y una temperatura de color más fría para la zona de escritorio.

1-3 Separa el espacio de tu puesto de trabajo

Si ya has decidido dónde instaurarás tu espacio para teletrabajar, es conveniente, en la medida de lo posible, que lo separes o diferencies del resto de la estancia. Las estanterías o los biombos pueden ser tus aliados en esta tarea.

Aunque no lo creas, algo tan sencillo como separar el espacio para desarrollar tu teletrabajo desde casa favorecerá que, tanto quien tenga que trabajar, como el resto de la familia o compañeros de piso, lo identifiquen como una zona de trabajo y la respeten tanto durante la jornada laboral como una vez finalizada esta.

1-4 Muebles ideales para el teletrabajo desde casa

Partimos de la idea de que pocos podrán contar en casa con una silla ajustable, una mesa kilométrica y una pared plagada de estanterías. Sin embargo, estamos seguros de que cuentas con mobiliario al que puedes sacar partido para trabajar de forma cómoda y agradable.

La silla es un elemento esencial para mantener una buena postura. Si no cuentas con una especial de escritorio, conviene que elijas una que te ofrezca un buen apoyo lumbar y, si es posible, que tenga reposabrazos.

En cuanto a la mesa, elige una que tenga la altura suficiente como para estar cómodo y no forzar la zona cervical. Si no tienes una mesa extra, una cómoda con suficiente fondo puede hacer las veces de un maravilloso escritorio.

1-5 Organización del espacio

De sobra es sabido que trabajar en un entorno ordenado nos permite centrarnos más fácilmente en el trabajo y, por consiguiente, cumplir antes nuestros objetivos del día. De esta manera, y para facilitar tus jornadas de teletrabajo desde casa, resulta primordial que sepas mantener el material de oficina organizado.

Puedes probar a poner baldas o estantes en la pared, o también optar por cajas para hacer las veces de estantería. Da prioridad a tu mesa y mantenla despejada y libre de objetos que te molesten o distraigan.  Si puedes, cuando acabes la jornada laboral, es recomendable guardar todo en su sitio para desconectar.

2 Teletrabajo desde casa: adapta tus rutinas

2-1 Márcate un horario

Uno de los peligros del teletrabajo desde casa es que, gracias a la facilidad actual de estar permanentemente en contacto con jefes y clientes, es fácil verse inmerso en largas jornadas laborales, los 7 días de la semana.

Intenta empezar a trabajar todos los días a la misma hora y, si es posible, programa descansos -incluidas las comidas- siempre a las mismas horas. Incluye en tu rutina las interacciones con otros compañeros para saber cómo va todo o simplemente para saludar. Aplicaciones como Slack son una buena opción para salir del correo electrónico en este tipo de interacciones.

Por último, y muy importante también, márcate una hora para terminar tu jornada laboral y trata de cumplirlo. Ese correo que entra por la noche, ¡puede esperar a mañana para ser respondido!

2-2 Trabajar desde casa no significa estar en pijama

Estamos de acuerdo en que una de las ventajas del teletrabajo desde casa es poder ponerse lo que uno quiera durante su jornada laboral. Y por supuesto que podemos ser más laxos con la etiqueta, pero queremos aconsejarte que, con el objetivo de dar un sentido a tu rutina diaria, trata de quitarte el pijama y vestirte con ropa de calle -aunque sea cómoda-. Y trata, también, de hacerlo cada día a la misma hora, como cuando sales a la oficina.

Es increíble hasta qué punto vernos vestidos y aseados nos da una sensación de trabajo, frente a la sensación de relajación que de forma habitual nos proporcionan las cuatro paredes de nuestro hogar.

2-3 Escucha a tu cuerpo

A parte de hacer descansos para despejar la mente, es interesante levantarse del escritorio a intervalos regulares para estirar las piernas y hacer algún breve ejercicio de estiramiento -cuello, brazos, piernas...-.

Asimismo, estate pendiente de tu vista y de no forzar demasiado los ojos. Todos sabemos que las pantallas no son los mejores aliados para nuestra vista y por ello es fundamental darle un descanso de vez en cuando. ¿Conoces la técnica 20-20-20? La recomienda la Academia Estadounidense de Oftalmología y consiste en apartar la vista de tu pantalla cada 20 minutos y fijarla en algún objeto que esté a 20 pies de ti (unos 6 metros) durante 20 segundos.

No olvides que queremos acompañarte en este momento y seguir contigo. En Inmoglaciar, seguimos

#Contigodesdecasa

Promociones destacadas