Organización del hogar: consejos para reconciliarte con el orden

Una de las mejores cosas del comienzo del año es que los meses que tenemos por delante se proyectan como un lienzo en blanco para abordar nuevos objetivos y proyectos. Sin lugar a dudas, es un momento inmejorable para empezar las cosas de nuevo y con mejor pie.

La organización del hogar resulta un concepto clave para darnos ese equilibrio y serenidad en un entorno tan primordial como es nuestra casa, nuestro templo. Y como es algo que muchas veces se nos hace un mundo, desde Inmoglaciar queremos darte sencillas pautas de técnicas de almacenamiento y sistemas de organización efectivos que te permitirán disfrutar al máximo de tu hogar y encauzar este 2020 de una forma ordenada y productiva.

1 Despréndete de cosas

Puede parecer sencillo, pero probablemente sea una de las pautas más complicadas: desprenderse de cosas. Deja de guardarlo todo, especialmente todo aquello que no es funcional y realmente no te aporta nada. Muchas veces este simple gesto de desprenderse de cosas puede aportar mucha satisfacción.

Si crees que no te puedes deshacer de algo, simplemente guárdalo en una caja y analiza si realmente lo estás echando de menos o lo necesitas. Esta es la gran prueba de fuego para comprobar si de verdad te es necesario. Te sorprenderás hasta qué punto no te acuerdas de aquello que has guardado. Si así sucede, no lo dudes: ¡dónalo!

2 No te desbordes

Poner orden a todo un hogar es una tarea gigantesca, quizá demasiado ambiciosa, por eso no tienes que desmotivarte. Y lo más importante: ten siempre claro que cualquier esfuerzo que hagas por organizar en tu entorno, por pequeño que sea, es mejor que no hacer nada.

Asume la organización de tu casa por etapas, pensando en cada estancia como un proyecto independiente y verás como te resulta más fácil y abordable. ¡No te desanimes! Organizar no es algo que se haga en un día, es más bien un estilo de vida y una forma de abordar el día a día.

3 La organización no se compra

Cada vez hay más comercios que ponen a nuestra disposición fantásticos productos y material para facilitar la organización del hogar, pero en Inmoglaciar creemos que nada de todo eso es totalmente necesario: todos tenemos recursos para hacer que nuestro hogar sea más funcional. Utiliza los materiales que tengas a tu alcance y sobre todo tu imaginación para conseguir una óptima organización sin que te pese en el bolsillo.

Internet está lleno de técnicas “Do It Yourself” de lo más sencillas y económicas e incluso puedes reciclar y restaurar piezas tan sencillas como cajas de madera o los famosos palés, para crear fantásticos muebles, estantes u organizadores que además darán a tu hogar un toque muy personal y original.

4 Los básicos del almacenaje

En Inmoglaciar creado un nuevo concepto en la técnica del almacenaje y hemos decidido llamarlo el CCF: cubos, cestas y frascos. Créenos, ¡te facilitarán la vida!

Después de haberte desecho de todo lo que no necesitas, es imprescindible buscar la forma de ordenar todo lo que sí te es necesario de una forma práctica y funcional. Las cestas y los cubos tienen un impacto visual maravilloso en una estancia, porque a parte de servir para almacenar cosas, como juguetes, revistas o mantas, llenan y decoran rincones y agregan textura y color.

¿Y qué decir de los botes y frascos de cristal? Son un salvavidas para estancias como la cocina, en la que necesitamos almacenar gran cantidad de productos de forma bonita, consiguiendo que los alimentos no pierdan su frescura y permitiéndonos ver el contenido en su interior. ¿Se puede pedir más?

5 El orden, también en vertical

Que tu casa no sea una mansión no es una excusa para no tenerla bien ordenada. Saber aprovechar espacios y sacar el máximo partido a cada uno de los recovecos de tu hogar es la clave para cualquier experto organizador. Apilar cajas de almacenaje debajo de las camas o encima de los armarios, hacer uso de espacios que de otra forma estarían perdidos y recurrir a técnicas de diseño que potencien el aprovechamiento del espacio, son solo algunos ejemplos.

Promociones destacadas