Hoy tenemos un buen motivo para sonreír, y es que estamos felices de contarte que volvemos a abrir las puertas de nuestros puntos de venta. Leer comunicado.

Comprar o alquilar ¿Qué es más rentable en 2020?

El año 2020 acaba de comenzar y puede que uno de tus propósitos sea el de buscar un nuevo hogar. Aquí surge el dilema: ¿es mejor comprar o alquilar?

Si nos encontramos en plena búsqueda de una nueva vivienda, la primera cuestión que nos aborda es la de analizar qué decisión es la que más se adapta a nuestras necesidades ¿el alquiler o la compra de un inmueble? Lo cierto es que todo depende de tu perfil y tus necesidades específicas, así que vamos a tratar de analizar en este post las claves que te ayuden a tomar la decisión más acertada.

¿Cuáles son los factores fundamentales a tener en cuenta?

1 Ahorros necesarios

Existe una tendencia generalizada a pensar que para comprar una casa es necesario contar con muchísimos ahorros. Y es cierto que, idealmente, para poder solicitar una hipoteca hay que tener algún dinero en la cuenta de ahorros, pero cada vez más se ofrecen hipotecas por el 100% del valor del inmueble . No obstante, es importante que se tenga también en cuenta que firmar una hipoteca supone asumir una serie de gastos de intereses, impuestos y comisiones a lo largo de toda una vida.

En el otro lado de la balanza se encuentran los que opinan que, aunque en el alquiler no haya un desembolso económico inicial tan elevado, el pago mensual del arrendamiento es casi como “tirar el dinero”, al conllevar un gasto importante que en ningún caso -a excepción de si se trata de un alquiler con opción a compra- nos va a permitir ser los propietarios de la casa en un futuro.

2 ¿Qué es más caro, comprar o alquilar una vivienda?

El incremento de los precios del alquiler durante los últimos años ha hecho a muchos replantearse si la compra no solo es más conveniente por la inversión que se realiza, sino porque probablemente el gasto mensual ya no diste mucho de una opción a otra.

Como ya hemos explicado, es importante tener en cuenta que los gastos que conllevan la adquisición de una casa no acaban en el precio de base y el desembolso inicial, sino que hay que sumarles los intereses de la hipoteca y los cargos asociados a la compra -gestoría, notaría u registro-, así como los gastos anuales que implican una casa, como el impuesto municipal sobre bienes inmuebles (IBI), la comunidad de propietarios y el seguro del hogar.

3 El alquiler ha dejado de ser un ‘chollo’

A pesar de esta vorágine de gastos e impuestos, el alza de los precios del alquiler ha generado que en muchas ocasiones, encontrando una buena oportunidad de compra, los gastos mensuales de una adquisición puedan llegar a ser iguales o incluso más bajos que los que genere un piso de alquiler. Es el caso de ciudades como Madrid y Barcelona, donde los alquileres se han disparado en los últimos años de forma desorbitada, con aumentos de hasta el 50% del precio en tan solo cuatro años.

Eso sin contar con el retorno de la inversión del que podemos disfrutar si decidimos poner en venta el inmueble adquirido o alquilarlo.

4 Estilo de vida

Los defensores del alquiler argumentan como principal ventaja la flexibilidad, ya que permite en un momento dado determinados cambios que probablemente la compra no permite con esa facilidad.

Como contrapeso, no podemos dejar de mencionar la estabilidad que proporciona la compra. Todos sabemos que los contratos de alquiler hay que renovarlos y negociar las condiciones cada tres o cinco años. A lo largo de toda una vida – 40, 50 o 60 años- podemos estar hablando de demasiadas renovaciones, con el riesgo de subida del precio del alquiler, negociaciones de cuotas o una mudanza detrás de otra. Hoy en día es una tranquilidad pensar que la inversión de unos años se transformará en seguridad para tu futuro y el de los tuyos.

5 Comprar, alquilar… ¡La decisión es tuya!

Como veis, no existe una respuesta única a si es mejor comprar o alquilar. Todo depende de varios factores, desde personales, como nuestra capacidad financiera y nuestros planes de futuro; hasta factores externos, como la situación del mercado y la evolución de los precios de la vivienda y el alquiler. Por ello, y más allá de los gustos personales, de las tendencias o de las opiniones externas, desde Inmoglaciar recomendamos siempre hacer un análisis en profundidad, para que la decisión que se tome sea la que más se ajuste a tus necesidades.

Si este artículo te ha aclarado un poco las ideas y estás decidido a comprar, no dudes en echar un vistazo a nuestras promociones. ¡El problema entonces será decidirte por alguno!

Encuentra tu nuevo hogar

Promociones destacadas