Desde Grupo Inmoglaciar queremos transmitir un mensaje de confianza y tranquilidad a todos nuestros clientes, leer comunicado.

7 gestos sencillos para el ahorro de energía -y dinero- en casa

Ahora que estamos pasando mucho más tiempo en casa, se hace más esencial que nunca concienciarnos de la importancia de aplicar pequeños cambios en nuestro consumo diario de energía, con el objetivo de desarrollar un ahorro de energía consciente. No cuestan mucho, pero ¡pueden ahorrarte mucho!

Desde Inmoglaciar queremos ayudarte en esta tarea y en este artículo te ofrecemos 7 pequeños-grandes consejos que pueden reducir considerablemente tus facturas de electricidad, gas y agua. Puedes comenzar por aplicar uno de los consejos cada día de la semana, hasta que te familiarices con ellos y puedas aplicarlos con facilidad en tu día a día. No olvides que la clave para desarrollar un ahorro de energía eficiente en tu hogar es mantenerse consciente y motivado, por eso hemos diseñado una bonita infografía que podrás encontrar al final de este artículo con los 7 consejos. Imprímela y ponla en algún lugar visible para que tú y toda tu familia podáis verla y aprender juntos de una forma divertida. Y sobre todo, no olvides que el ahorro de energía es bueno para tí, pero ¡lo es todavía más para nuestro Planeta!

1 La luz natural, nuestro mejor aliado en el ahorro de energía

Tenemos la suerte de vivir en España, uno de los países con más horas de luz al año de toda Europa. ¿A qué esperas para aprovecharlo? Muchos tenemos la mala costumbre de encender las luces de nuestra casa a todas horas, pero es importante aprender a ser conscientes de este gesto y fijarnos si realmente es imprescindible usar la luz en ese momento o no.

Además, no olvides destinar las estancias más luminosas de la casa a las habitaciones donde estarás más tiempo. ¡Y opta por utilizar colores claros en ellas! Multiplicarán la luz y esto también te permitirá ahorrar energía.

2 ¡Apaga las luces!

Es muy importante sustituir las bombillas normales por las de bajo consumo o LED. Inmoglaciar ya lo hace y el 100% de las lámparas y luces de las zonas comunes de sus promociones utilizan esta tecnología. También en tu casa, este simple gesto puede permitirte ahorrar hasta un 80% de energía. Pero, a parte de utilizar las bombillas adecuadas, resulta imprescindible apagar las luces que no estemos utilizando en casa. Parece obvio, pero ¿cuántas veces vamos dando luces por la casa y olvidamos apagarlas? Tan solo hace falta poner un poco de atención y apagar la luz cuando sales de una habitación.

3 En el horno cabe más de un plato

Si tienes previsto hacer una receta en la que vas a necesitar el horno, te proponemos que aproveches y pienses en otra más. De esta manera, aprovecharás la energía utilizada para desarrollar dos elaboraciones.

Especialmente en estos días, en los que nos viene fenomenal adelantar platos para la semana, te vendrá de perlas tener dos platos elaborados en el tiempo de uno. Si tienes pensado hacer una rica lasaña, utiliza la parte de abajo del horno para asar al mismo tiempo unas verduritas, que servirán de acompañamiento para otro platos, o incluso asar ese pollo que tienes muerto de risa en el frigorífico.

4 La lavadora y el lavavajillas, por la noche

¿Has oído hablar de las horas valle? No es otra cosa que lo contrario de las horas punta, es decir, los momentos del día en los que regularmente se produce un menor consumo o uso de energía. Por eso, en el caso de electrodomésticos que exigen un elevado consumo eléctrico y de agua, como la lavadora y el lavavajillas, podrás ahorrarte más de lo que imaginas si empiezas a ponerlas por las noches, mientras duermes. Ya sabes: ahorro de energía en pequeños gestos cotidianos.

5 El ahorro energético empieza en la cocina

Si tapamos las sartenes y ollas mientras cocinamos, ayudaremos a que el propio calor generado se encargue de una parte de la cocción de los alimentos. De esta manera, consumiremos menos electricidad y tardaremos menos en preparar nuestros platos. ¡Pero no es el único tip que debes tener en cuenta cocinando! Usar ollas a presión o rápidas puede reducir hasta un 80% nuestro consumo energético, así como reemplazar el microondas en lugar del horno cuando sea necesario, que puede significar reducir en un 70% el consumo de energía. Además, siempre hay que acordarse de apagar el horno o los fogones un poco antes de terminar de cocinar, para poder aprovechar el calor residual.

6 La plancha, mejor de una vez

Sabemos que la plancha es una de esas tareas domésticas que más nos cuesta afrontar. Por eso, muchos recurren a aquello de planchar “un poquito cada día”. Craso error. Solo el momento en el que esperamos a que la plancha se caliente nos puede hacer gastar más energía de la que imaginamos. Para aplicar el ahorro de energía en este caso, acumula un buen cesto de ropa y planchar de una vez. No olvides también en esta ocasión aprovechar el calor residual y apagar la plancha antes de terminar. ¡Podrás planchar las últimas prendas con el calor que se mantiene en la plancha!

7 Evita mantener abiertos frigorífico y congelador

Seguramente pensarás que es una tontería, pero no imaginas el derroche de energía que puede suponer mantener la nevera o el congelador abiertos mucho rato. No solo por el frío que se pierde en ese momento, sino por el gasto extra que realizarán los electrodomésticos después para volver a enfriar el interior y recuperar a la misma temperatura. Además, si quieres descongelar un producto, te aconsejamos meterlo en la nevera: el frío que desprende ahorrará esfuerzo a nuestro frigorífico. Por el contrario, espera a que tus platos se enfríen y nunca metas alimentos calientes en la nevera, ya que supondrá un mayor gasto energético.

¿Inmoglaciar apuesta por la eficiencia energética en todas sus promociones, en su compromiso por reducir el consumo de energía primaria no renovable. Compruébalo en nuestro catálogo de promociones:

Ver todas las promociones

Promociones destacadas